Noticia Institucional



El bitcoin, ¿una alternativa?

Agitación ha causado, principalmente en redes, el hecho de que El Salvador haya decidido a través del Ejecutivo promulgar una Ley, que permite a sus ciudadanos adoptar al bitcoin (BTC) como moneda oficial, marcando un precedente para que otros países desarrollados o no, puedan emular. Cabe recordar que El Salvador junto con Ecuador son de los pocos países en el mundo que en su momento adoptaron al dólar estadounidense como método de pago.

Habría que indicar que según su creador Satoshi Nakamoto, el bitcoin es un sistema de efectivo electrónico, basado en prueba criptográfica, que permite a las partes transar directamente entre sí, sin necesidad de un tercero, que es reemplazado por una red de par a par (descentralizada) que guarda registro cronológico de las transacciones. Estas características, incluyendo el hecho de que es un software de código abierto lo convierten en el medio digital de cambio más popular entre las criptomonedas o criptodivisas.

Además, cuenta con tecnologías de datos (transacciones encriptadas) cuyos registros o libros contables evitan duplicación y salvan el problema del doble pago, aquello hace que se le endilgue funciones semejantes a las del dinero electrónico y, por tanto, del dinero corriente. Al BTC se le ha reconocido la función de reserva de valor debido a que las personas entregan a cambio dinero en efectivo, oro o cualquier otro activo que resguarde valor, esto les permite realizar transacciones a un coste menor y en un menor tiempo, sin embargo es válido tener presente que el BTC no responde al control de ningún Estado, no cuenta con supervisión ni regulación alguna y además no tiene respaldo oficial de los Bancos Centrales en el mundo, ergo, no es monopolio legal de curso forzoso a menos que una Ley sostenga lo contrario.

Hasta el momento el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), Mastercard, Pay Pal, Microsoft, Dell, Starbucks, Steam, entre otras, son algunas de las grandes corporaciones que permiten a sus clientes transar con BTCs. Por otro lado, la corporación Tesla después de siete semanas de aceptarlos como medio de pago advierte que la minería de datos provoca un alto consumo energético y escasa sostenibilidad en uso, no contribuyendo a los objetivos del milenio de tener un planeta más saludable con la menor huella de carbono posible, posteriormente se sumaría a dicha causa la organización ecológica Green Peace quien desde el 2014 venía aceptando dicha opción. Por su parte China tiene prohibido la utilización de otra moneda que no sea “la moneda del pueblo”, el yuan, al mismo tiempo Corea del Sur y Brasil están tratando de imponer restricciones.

Regresando a El Salvador, antes de la promulgación de la Ley contaban con un experimento social voluntario en donde una pequeña comuna costera, El Zonte, ahora conocida como Bitcoin Beach, recibirían de un donante anónimo (bitcoin whale) aproximadamente 45 dólares en BTCs para alrededor de 500 familias quienes gracias a una aplicación en sus teléfonos móviles podían realizar transacciones de compra y venta. La idea era generar nuevos negocios relacionados con el turismo de playa y atraer turistas complacidos con la posibilidad de devengar sus vacaciones en BTCs, sin embargo, una de las principales quejas de los comuneros era que la aplicación de pagos en sus celulares consumía muchos datos y El Salvador no se caracteriza por ser un país en donde los planes de datos prepago sean baratos y donde su servicio de internet sea rápido y eficiente, además hay que considerar que los estropeados teléfonos móviles no facilitaban realizar las transacciones en un tiempo prudencial, en tal razón, optaron por no aceptar BTCs y liquidar sus deudas con dólares en efectivo.

El Art. 7 de Ley de Bitcoin reza: Todo agente económico deberá aceptar bitcoin como forma de pago cuando así le sea ofrecido por quien adquiere un bien o servicio.

En su momento el economista J.P Koning en una publicación basada en una investigación de Dror Goldberg sobre los BTCs decía:

“Si usted participa en un intercambio que no implica la liquidación de deudas, las leyes de curso legal no se aplican. Por ejemplo, supongamos que entra en una tienda de la esquina y se ofrece a pagar los cigarrillos con monedas de platino de curso legal. El dueño de la tienda puede negarse legalmente a aceptar las monedas. Esto es dado que las dos partes no están saldando deudas, están participando en una transacción al contado. El propietario está del lado la ley sí exige el pago en, digamos, maníes. Usted o paga con maníes o sale de la tienda sin sus cigarrillos”.

La Cámara de Comercio de EL Salvador ante la posibilidad de que muchos salvadoreños sean obligados a utilizar BTCs en contra de su voluntad tan pronto la ley entre en vigor elabora y posteriormente expone los resultados de una encuesta en donde encuentra que el 92% de los 1 600 salvadoreños encuestados no estaban de acuerdo con el Art. 7., el 93,2% no quiere ver sus salarios convertidos en BTCs y el 82,5% no quería recibir remesas en BTCs. En tal caso, la Ley no es únicamente el Art 7, pero de acuerdo con varios analistas económicos de ese país, no se percibe un escenario en el que los ciudadanos hubiesen adoptado espontáneamente el BTC como su medio de pago de primera opción sin verse obligados a hacerlo. Quizá este experimento se lleve a cabo próximamente en otros países, quizá sus resultados sean distintos en cuanto al espíritu considerando a su moneda y al BTC como medios legales y suficientes, mas no necesarios, para liquidar las deudas existentes.

En Ecuador no ha existido experimento similar, sin embargo, si se trata de evidenciar experiencias con el BTC bien podríamos referirnos a lo ocurrido en la serranía ecuatoriana a mediados del 2017 en donde personas inescrupulosas vendieron la ilusión de prosperidad y riqueza prometiendo ganancias importantes invirtiendo en criptomonedas, 1 500 campesinos de las comunidades asentadas en Otavalo, Cayambe, Ambato, Pujilí, Saquisilí, Salcedo, Pastaza, Azogues y Riobamba denunciarían a través de la Comisión de Justicia del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC) estafa masiva con criptomonedas, BTC principalmente, cada uno de ellos habría entregado entre 100 y 1.000 dólares para ganar intereses en el corto plazo de 300 y 3 600 dólares, respectivamente.

Para el caso ecuatoriano la fiebre por el bitcoin se generaría a partir de las altas cotizaciones observadas a finales del año 2016, alcanzando un récord de 17 161 dólares en el mercado regular y de 20 000 en el mercado de futuros, sin embargo, seis meses después la cotización se había ubicado en 10 000, esa alta volatilidad que bien puede ser producto de una burbuja obedece también al carácter imprevisible de los BTCs convirtiéndolos en una apuesta de alto riesgo. En el año 2020 sólo 15 de cada 100 expertos pronosticaban que el BTC valdría más de 25.000 dólares en los próximos cinco años, ahora, casi dos tercios apuestan por ello, a la fecha el BTC bordea los 34.000 dólares, en tal caso, es probable que dicha cotización caiga hasta un 70% así como también es posible que suba mucho más que ese 70%.

A razón de la volatilidad del BTC y de la connatural aversión al riesgo de los seres humanos Joey Krug, codirector de inversiones de Pantera Capital Portfolio indica que, si su inversión en BTC es mucho más alta que la de otros activos, será inevitable que entre en pánico y venda en cuanto baje, ya que invertir en BTC y otras criptomonedas es un proyecto a largo plazo “y no apto para los que padecen del corazón.”

Sin embargo, si a pesar de dichas volatilidades usted mañana decide invertir quizá le sean útiles varios consejos; recuerde que el BTC es una moneda virtual, no se imprime como los billetes de banco, para su disposición se requieren de complejos procesos de cálculo, si desea invertir busque la página web localbitcoins.com o recurra a una casa de cambio de BTCs, necesita conocer muy bien la dinámica del mercado de las criptomonedas, de no conocerla es mejor abstenerse e informarse, si en el proceso de inversión lo obligan a involucrar a otras personas, entonces posiblemente usted esté inmerso en una situación piramidal, sea suspicaz con las promesas de “ganancia segura” y elevada rentabilidad acompañadas de mínimo riesgo.

Compartir en:

© 2021 Universidad Técnica Estatal de Quevedo derechos reservados - Desarrollado por Unidad de TICs